El Hispano-Suiza del Sr. Malagrida

Muchas veces los álbumes familiares son una magnífica fuente de imágenes en las que aparecen coches, como en este caso, que procede del de la familia Román. La foto recoge el Hispano-Suiza del Sr. Manuel Malagrida, concretamente un modelo 30-40 HP. La instantánea debió hacerla un fotógrafo profesional en el parque de algún balneario de los que estaban de moda a principios del siglo pasado. ¿Tal vez en Sant Hilari Sacalm? La fecha creemos que debía ser hacia 1912.

Hablemos de la foto. El Sr. Malagrida, de pie en la parte delantera del auto, tiene el aire indudable de propietario del coche y de jefe de familia. Una postura que se ve con frecuencia en fotografías similares de la época. Un hijo del Sr. Malagrida está sentado al volante y en el asiento trasero se acomodan su esposa y otros pasajeros. El elegantísimo chófer uniformado se queda fuera del vehículo, pero cerca de él. El conductor, por cierto, se ganaba el sueldo a pulso ya que el automóvil está limpísimo, rutilante y sin el menor defecto.
El coche, como hemos dicho, se trata de un Hispano-Suiza tipo 30-40 HP, un modelo de la gama alta de esta casa que se fabricó en Barcelona entre los años 1910 y 1914. Fue matriculado en esta ciudad en 1911 con el número B-767, que lleva pintado en una esquina del radiador. El motor de este tipo es de cuatro cilindros dispuestos en dos bloques de dos. Lleva válvulas laterales en “T”, es decir, las de escape a un lado y las de admisión en el otro, movidas por dos árboles de levas. Cubica 4,7 litros y entrega una potencia de 45 H.P. El embrague es multidisco, la caja de cambios de tres velocidades y la distancia entre ejes de 3000 mm. No consta quien carrozó el auto, pero sí que podemos afirmar que el carrocero hizo un trabajo de gran calidad, con unos acabados impecables. Como lo demuestran el doble filete pintado sobre los soportes de las ballestas delanteras y la decoración de la parte superior del radiador.
Los accesorios también son dignos de mención, tanto la espectacular bocina en forma de serpiente, que debía costar un dineral, como los faros de acetileno. Éstos son de la serie 2457 de la casa BRC Alpha, que tienen un diámetro de 310 mm y una intensidad lumínica de 8000 bujías. El precio de venta en Francia de estos focos era de 280 Francos la unidad, es decir 303 pesetas al cambio de la época. El equivalente a dos meses de salario de un obrero cualificado, cada uno.
En resumen, un fantástico documento que refleja las costumbres de las familias acomodadas en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial.
Luis Cascante.

Texto y fotos, Luis Cascante Gomis, socio ACV nº 57.    

 

Contacta con Presidencia - ACV

icono email respuestaPara cualquier consulta referente a Amigos de los Coches Veteranos no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Rellena el Formulario de la derecha para contactar con Presidencia, estaremos encantados de comunicarnos contigo.

Nota Legal: De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), los datos suministrados por usted, por vía telefónica, e-mail o mediante el formulario disponible en la página web de ACV- Amigos de los Coches Veteranos, quedarán incorporados a un fichero automatizado que será procesado exclusivamente con la finalidad de mantener la relación contractual con el cliente, así como el envío de información relativa a la Solicitud de Información a ACV- Amigos de los Coches Veteranos , que serán los titulares y responsables. Usted podrá ejercer el derecho de acceso, rectificación, cancelación y revocación del consentimiento para la cesión de sus datos en los términos previstos en dicha Ley y en las demás normas que la desarrollan, para ejercitar los mencionados derechos puede dirigirse mediante correo electrónico a acv.pccr@gmail.com

Amigos de los Coches Veteranos